miércoles, 2 de noviembre de 2011

EMPANADA DE MAÍZ Y BERBERECHOS-EMPANADA DE MILLO E CROQUES

¡Una de mis comidas favoritas! Es la primera vez que hago empanada en casa, y como no le tengo miedo a los retos,  me decidí a hacerla de maíz.¡De perdidos... al río!

Me encanta tanto la de harina de trigo como la de maíz, y con cualquier relleno: carne, bacalao con pasas, pulpo, vieiras, calamares, parrochas, berberechos, bonito, chorizo, lomo y pimientos... con lo que sea.

En Galicia es muy normal preparar el relleno en casa y llevarlo al horno-panadería. Lo dejas allí bien tempranito y te despreocupas: ellos ponen la masa, montan la empanada y la hornean, así que nos evitamos amasar, montarla, vigilar el horno, y sobre todo, de limpiar luego... todo son ventajas. Basta con ir a buscarla un rato antes de comer y punto. Y todo por un módico precio, oiga!
Aunque la verdad es que para mi la principal es que suelen quedan perfectas, muy muy ricas.

La receta de la masa es del blog La cocina de mi abuelo, tiene un montón de recetas buenísimas. No la hice exactamente igual, aunque varié muy poquito las cantidades.
Estos días podéis "robar" un montón de ideas para hacer con calabaza, tiene muchas recetas distintas para usarla.

Ingredientes:
Para la masa:
- 400 gr de harina de maíz amarilla (no vale precocida, ni refinada, simplemente es maíz molido)
- 100 gr de harina de centeno
- 50 gr de harina de trigo
- 6 gr de levadura fresca de panadería
- 350 gr de agua caliente
- sal
Para el relleno:
- 1 kg de berberechos
- un diente de ajo
- una cebolla grande
- pimiento rojo
- un trozo de tomate maduro
- sal
- vino blanco
- colorante alimentario

Empezaremos preparando el relleno:
Lo primero será abrir los berberechos al vapor (con un poquito de vino blanco quedan perfectos). Yo casi me desespero al hacerlo, tenían muchísima arena dentro, así que tuve que abrirlos al vapor y luego ir uno limpiándolos hasta que no quedase ni rastro.
Reservamos.

Para esta empanada utilicé un kilo, pero os recomiendo utilizar algunos más, al menos kilo y medio. De sabor quedó muy rica, pero un poco escasa de berberechos.

De hecho creo que para la próxima vez probaré a comprar esos congelados sin concha que se venden a granel, puede que sea un buen apaño. Desde luego mucho más cómodo, tenía que haberle sacado una foto a la "playa" que se quedó en el bol al acabar de limpiarlos.

Ponemos a calentar un buen chorro de aceite de oliva en una olla o sartén, y mientras tanto pelamos el diente de ajo y la cebolla.

Picamos la cebolla (vale también con picadora, nos ahorramos trabajo y alguna que otra lágrima). El tamaño dependerá de como nos guste, yo cuando hago este tipo de guisos suelo cortarla en 4 y luego cortar láminas finitas, como haciendo lunas.

Cuando el aceite esté caliente rallamos el ajo (podemos picarlo muy finalmente, si preferimos), y añadimos enseguida la cebolla, para que no se dore. Tiene que ir confitándose poco a poco, sin dorarse.

Damos unas vueltas, y mientras empieza a pasarse picamos el pimiento (tanto la cantidad como el tamaño también van al gusto, yo no le pongo demasiado y lo pico bastante).

Lo añadimos a la cebolla, y removemos para repartilo bien. 

Por último, añadimos el tomate también picado, y mezclamos con el resto de verduras.
Salamos, añadimos el colorante, y ponemos un chorrito de vino blanco.
Tapamos la olla, y bajamos al fuego, manteniendo un hervor suave y contínuo.

Cuando la cebolla esté tierna (una media hora), añadimos los berberechos, removemos para que se mezclen los sabores, y apagamos el fuego.


Mientras reposa el relleno, vamos preparando la masa.

Calentamos el agua, y deshacemos la levadura en ella. 
Esto implica que no se caliente demasiado el agua, ya que mataríamos la levadura. Mejor templarla, más vale que falte que que sobre, en este caso.

En un bol mezclamos las harinas y la sal, y añadimos el agua con levadura.

Mezclamos bien con una cuchara de madera, no hace falta que sea con las manos.

Hacemos una bola, y dejamos reposar una hora, hasta que la bola se agriete como en la foto (prácticamente no crece).

Podéis pinchar en ella para ver en grande el mini paso a paso.


Cuando esté lista, empezaremos a montar la empanada.

En un molde metálico, de pyrex, una cazuela de barro... ponemos un par de cucharadas de aceite, y vamos cogiendo porciones de la masa, aplastándolos, y poniéndolos unos pegados a otros hasta cubrir el  fondo del molde (podemos ayudarnos con un tenedor para que se peguen unos a otros).
Esta es una masa que no se puede estirar con rodillo, se rompe y se agrieta, por lo que lo hace imposible.

Cuando tengamos el fondo cubierto repartimos sobre él el relleno escurrido.
Reservamos el exceso de líquido, ya que luego lo utilizaremos.

Y vuelta a empezar! Vamos otra vez cogiendo porciones de masa, aplastándolos con las manos, y cerrando la tapa.
Os recomiendo dejarlos bastante finos, a mi me quedó demasiado gruesa en las partes en las que se solapan unos trozos con otros.
Error de novata, de todo se aprende, para la próxima tendré más cuidado.

Pincelamos con el líquido del guiso reservado (abundante, para que no quede seca la empanada, le da mucha "gracia"), y cortamos en porciones para que despues de hornearse sea fácil de repartir y no se rompa.

Metemos al horno precalentado a 180º, unos 35-40 minutos, hasta que esté dorada por arriba, más o menos con el aspecto de las fotos.


Os recomiendo comerla templada o fría, se aprecia mucho más el sabor a marisco que si está muy caliente. Una media hora despues de sacarla del horno está perfecta.

Creo que me voy a lanzar con el tema empanadas, es una de las comidas que siempre le pido a mi madre cuando voy a casa.
Aunque no me salgan tan buenas como las que se llevan a hacer a la panadería, seguro que para amortiguar un poco la morriña sí que valen.

Aquí os dejo una foto del corte, como (casi)siempre.

¡Gracias por visitarme!

17 comentarios:

  1. Natalia muchas gracias por la mención, la empanada de lujo, te quedo perfecta con ese colorcillo tostado, es una empanada muy rica, para mi de las más rica junto a la de zamburiñas.
    Yo uso berberechos en lata cuando la hago.

    Animáte a hacer más, un besiño

    ResponderEliminar
  2. Y en Valencia no hay manera de dar con la harina de maíz, quë rabia!! Me chifla la tuys, vaya porción más jugosa.
    A mi me gusta mucho la de bacalao y pasas. Tu empanada es un lujo!!
    Bicos

    ResponderEliminar
  3. UNa empanada perfecta para ser la primera vez !Que buenisisima se ve¡¡¡¡¡ levo un anaquiño.
    Me quedo en tu blog biendo tu buena cocina.Biquiños

    ResponderEliminar
  4. Natalai, cómo estarán las de panadería si dices que mejor que la tuya. A mí se me está cayendo la baba a borbotones ahora mismo sólo con las fotos. Nunca la he probado con harina de maíz pero tiene un aspecto increíble. Me está diciendo "cómeme" a gritos. ¿No te habrá sobrado algo?

    ResponderEliminar
  5. Pues para tener miedo te ha quedado de lujo, un 10 de empanada y además como nunca la he hecho de berberechos me quedo con la idea.
    Besotessss.
    Javi.

    ResponderEliminar
  6. Tengo unas ganas terribles de probarla, ahora que he encontrado harina de maiz, no creo que tarde en probarlas...

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Qué rica de maíz!! Te ha quedado estupenda!

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  8. Mira que eres atrevida.Te ha quedado fenomenal. Para mi las auténticas empanadas de millo eran las que hacía mi abuela. Mira como son las cosas que nunca me dio por estar atenta a la receta, aunque mi madre también las hizo en alguna ocasión, pero no le salían como a ella (y no era una gran cocinera, pero las empanadas las hacía como nadie). Solo se hacían de berberechos, pero con la cáscara, eso era una delicia porque tenías que ir quitando la masa de dentro del berberecho e iba soltando todo su jugo el berberecho. A ver si mi madre y yo nos ponemos un día.
    Ah!! E para a próxima pon os berberechos en auga para que se lle vaian as areas,jejejeje.
    Bicos

    ResponderEliminar
  9. Cuanto sabor en esa empanada!!!!Me encanta la harina de maiz
    Besos

    ResponderEliminar
  10. MMMM que pinta. Me encantan las empanadas de maíz, sobre todo las de zamburiñas, que rica. Esta receta tengo que probarla, y creo que con mejillones de lata bien escurridos tiene que estar buenisima y si no encuentro la harina ya veo a mi suegro moliendome una poca de todo el maiz que recogimos hace unas semanas jeje

    Bicos

    ResponderEliminar
  11. Pues menuda empanada mas rica te ha salido, tiene una pinta de 10!!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Uno d emis preferidas sin duda, aunque el relleno me gusta más de xoubas, ay omáaaa!
    Bicazos!

    ResponderEliminar
  13. Pedazo de receta te has marcado, enhorabuena y besitos

    ResponderEliminar
  14. ................buenísima..................

    ResponderEliminar
  15. Voy a seguir paso a paso tus instrucciones que me paracen perfectas; mañana la hago y ya veremos que me dicen los invitados, será la primera vez.
    Gracias por la receta!!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejarme vuestro comentario!