miércoles, 25 de abril de 2012

TARTA SACHER

 Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de abril nos invita a preparar una tarta clásica austricaca: la Tarta Sacher.

Tengo que reconocer que esta entrada para mi ha sido un sufrimiento. De hecho casi no ve la luz, pero luego pensé: no, hay que publicar sí o sí, aunque no te guste demasiado el resultado.
Y es que cuando no haces las cosas "a gusto" no quedan bien.. está más que comprobado. 
Siempre que me pasa algo así me acuerdo de la película "Como agua para chocolate".  En ella, según el estado de ánimo de la protagonista, los platos que cocinaba te hacían entrar en éxtasis o incluso enfermar, tenía el don de transmitir sus emociones a la comida.

Pues con esta tarta no ha pasado lo mismo, pero casi.

Yo no soy muy de chocolate, así que esta tarta la hice por cumplir con mi "obligaciones totalmente voluntarias" del círculo. Estoy segura de que mis pocas ganas de hacerla fueron las que la gafaron.

Tuve que hacerla dos veces, la primera vez que la hice no me gustó demasiado ni el bizcocho ni sobre todo la capa de brillo final.
No sé si es que me pasé con la gelatina o qué pasó, pero aquello no había forma de cortarlo y que mantuviese la forma, se quedaba pegado a la cuchara y hacía que la porción de tarta se rompiese por todas partes. Además la textura no era nada agradable, casi parecía de plástico. No podía publicar esa receta.
Y encima, para más sufrimiento, la hice para un día que tenía invitados en casa... vaya forma de quedar "bien". Menos mal que son de confianza, nos reimos un rato del chocolate plasticoso y comimos el resto.
Es la primera vez que tengo que repetir una receta para publicarla.


La segunda vez (esta de las fotos) todo marchaba mejor.
Decidí hacer el bizcocho de chocolate del libro 1080 Recetas de cocina, que nunca falla, cambiando parte de la harina por almendra molida, para que se pareciese más al de la sacher.
Hago el bizcocho, lo relleno, cubro con la primera capa de ganaché, y dejo reposar toda la noche en la nevera.  Todo perfecto, ¡iba a quedar genial!

Al día siguiente, cuando la voy a cubrir con la segunda para darle brillo... ¡no me queda chocolate del que uso siempre! ¡Horror! Era domingo por la mañana... así que tuve que utilizar otra marca que había comprado para probar.
Una marca local, que normalmente está bastante bien, pero el fondant no me gustó nada. Debe de tener harina entre sus ingredientes, pasó de estar super líquido a espeso de cortar con cuchillo y tenedor, perfecto para un chocolate con churros pero no para cubrir una tarta.

Así que las gráciles  y desenfadadas gotas escurriendo de chocolate brillante que había pensado para decorar la tarta se convirtiesen en mareas de lodo chorreando por los laterales.
Encima es que me bloqueé tanto al verlo, que ni se me ocurrió ponerle más nata para aligerarlo ni extenderlo y cubrir toda la tarta, aunque quedase con marcas...no, así la dejé.

Lo mejor fue cuando se levantó el catador oficial y me dice: Un poco bruta, ¿no?  Argggg! casi me da algo. 
Ahora que lo pienso, no sé si se refería a la tarta o a mi... ¡y prefiero seguir nadando en la ignorancia!

Ingredientes:
Para el bizcocho:
- 3 huevos  (los pesamos)
- el mismo peso de mantequilla
- el mismo peso de chocolate
- el mismo peso de azúcar
- el mismo peso menos 50 gramos de harina de trigo
- 50 g de almendra molida
- 1 cucharadita de levadura química
- 1 pizca de sal fina

Para el relleno:
- mermelada, quedan genial  las de albaricoque o frambuesa

Para cubrir:
- 150 ml de nata líquida
- 150 g de chocolate de postres

Glaseado final:
- 100 ml de nata líquida
- 100 g de chocolate de postres
- mantequilla (una nuez, más o menos)
- 2 hojas de gelatina neutra

Empezaremos haciendo el bizcocho.  Es una receta que siempre sale bien, hace muchos años que lo hago y queda perfecto.

En un cazo a fuego suave o en el microondas fundimos la mantequilla junto con el chocolate, para que se derritan lentamente.
Es importante que no hierva, tiene que ser a fuego muy suave y el tiempo justo para que se funda el chocolate.

Retiramos del fuego y añadimos el azúcar, removiendo bien.

Separamos las yemas y las claras de los huevos, e incorporamos las yemas a la mezcla una a una, integrando bien antes de añadir la siguiente.

Añadimos la almendra molida y por último la harina tamizada, mezclada con la levadura química (tipo Royal).

Por último, montamos las claras a punto de nieve con la pizca de sal, y las integramos con cuidado al resto de ingredientes. Poco a poco, y siempre moviendo de abajo a arriba,para que no se rompan las burbujas y siga entrando aire en la mezcla.

Vertemos la masa en un molde engrasado y enharinado y lo introducimos en el horno precalentado a 180ºC, unos 40 minutos más o menos.
A partir de los 30 comprobaremos con un cake tester o un palillo por si se pasa antes de tiempo.

Cuando esté listo lo sacamos del horno, y pasados unos minutos lo volcamos sobre una rejilla para que termine de enfriar. Esto yo lo hago sin desmoldarlo, no lo saco del molde hasta que esté bien frío.


Cuando el bizcocho haya enfriado, lo partimos en 2 o 3 discos y rellenamos con mermelada. La tarta original lleva mermelada de albaricoque, pero yo como no tenía casera le puse de melocotón, que es bastante parecida.

Podemos calar el bizcocho si queremos, pero lo ideal es hacer la tarta con 2-3 días de antelación y que sea la mermelada la que vaya empapando todo el bizcocho. Cuantos más días pasen, más rica está.

Para hacer el ganaché simplemente ponemos la nata a calentar a fuego suave, para que no se pegue.
Cuando empiece a hervir, retiramos del fuego y añadimos el chocolate de postres cortado en trozos pequeños.
Removemos hasta que esté perfectamente deshecho,  y dejamos templar para utilizarlo.

Cuanto más frío esté, más espeso quedará. Tenemos que ir comprobando la densidad que nos guste para trabajarlo, y cuando esté en su punto cubriremos la tarta con él.

Es muy cómodo poner la tarta sobre una rejilla y dejar que el chocolate bañe toda la tarta y dejar escurrir el exceso.
Yo no suelo hacerlo así porque siempre sobra un montón, pero en este caso sí se puede hacer de este modo, ya que como vamos a usar más ganaché para el glaseado final podemos recoger el sobrante y reutilizarlo.

Así que lo dicho: ponemos una fuente grande, encima una rejilla, y encima la tarta. Ojo con las migas, pincelaremos el bizcocho antes de ponerlo sobre la rejilla para que no se mezclen con el ganaché, que luego se notan un montón.
Vertemos el ganaché desde el centro, dejando que escurra por los laterales. Podemos ayudarle con una espátula si queremos  dirigirlo a alguna parte concreta, hasta que toda la tarta esté bien cubierta.

Reservamos el ganché sobrante y dejamos reposar la tarta unas horas, mejor si es una noche completa en la nevera.


Finalmente, sólo nos queda la capa de chocolate brillante.

Hacemos más ganaché o reutilizamos el sobrante de la primera capa. Templamos, y le añadimos una nuez de mantequilla y un par de hojas de gelatina neutra que previamente habremos hidratado en un vaso de agua. Antes de añadirlas las secaremos con un papel de cocina.

Removemos bien, y damos la capa de glaseado final.

Como os decía al principio, yo pretendía cubrir sólo la parte de arriba y dejar caer alguna gotita "graciosa" por el lateral...jajajaja! ¡Sufro cada vez que veo estas fotos!


Si aún así os decidís a hacer la tarta os recomiendo que repose al menos 2 o 3 días. Esta estuvo sólo una noche, y se ve como la mermelada empieza a mojar el bizcocho pero muy poco, lo perfecto sería que estuviese completamente empapado.

Y no me entendáis mal, la tarta está muy buena, pero yo es que le cogí tirria ya antes de hacerla, y cuando es no, es no. Y se acabó.

Para los que os encanta el chocolate es una tarta perfecta, con un sabor muy intenso, otro de los grandes clásicos que nunca falla.
Si la selección natural funciona, la selección natural postrera también... las tartas que resisten más de 100 años (en este caso casi 200) se van a quedar entre nosotros para siempre.

¡Un saludo y gracias por visitarme!

40 comentarios:

  1. Mmmm... ese ganaché es como una trufa, no? qué rico, madre. Besos

    ResponderEliminar
  2. Mmmm!! que cosa más rica. Las fotos te han quedado geniales, dan ganas de entrar en la pantalla y comersela entera.
    Bessos

    ResponderEliminar
  3. pues la veo perfecta, y el sabor me lo estoy imaginando y me estoy poniendo mala de envidia, jajaja.
    es mi tarta favorita, pero confieso que la compro hecha porque no me atrevo con ella.
    besos!

    ResponderEliminar
  4. Qué desventuras con la tarta! Decir que si ves las fotos no transmiten el infortunio que sufriste. Si llegas a decir que todo fue bien me lo creo. Yo haría de catadora encantada jajaja Y yo no sé si la dejaría tanto como 2 o 3 días para comerla... alguien resiste tanto tiempo sin pegarle un mordisco?
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me estás matando con este tipo de postre....¡¡¡me encanta el chocolate y cuanto más negro mejor!!!.
    Ya saqué billete y voy camino de tu casa buscar un trozo...así que vete cortándomelo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Jajajajajajajaja... Pues después de leer la entrada enterita de diré que la redacción te ha quedado genial, y además has conseguido hacerme reír un rato, porque te imaginaba metida en materia y madre míaaaa....
    De todas formas, te ha quedado fenomenal y como dicen, no hay dos sin tres y seguro que a la tercera te queda más perfecta aun!!
    Un abrazo.

    Pilar

    ResponderEliminar
  7. Que tarta mas rica que has preparado, con lo que me gusta el chocolate... tiene que estar de vicio.
    Un beso.
    http://xoriguer48-lasrecetasdelabuelo.bl...

    ResponderEliminar
  8. Esta tarta siempre tiene éxito, te quedó genial. Besos!

    Ana de: 5 sentidos en la cocina

    ResponderEliminar
  9. viva el chocolate!! Esta tarta es una bomba, pero irresistible!!

    ResponderEliminar
  10. Una tarta de chocolate siempre esta buena, sea como sea su aspecto!!!!!!
    un beso!
    Mónica

    ResponderEliminar
  11. Pero como dudaste en publicar esta maravillosa tarta???, por dios si tiene que estar para comerse hasta los dedos!!!. Menuda pinta!!!. Pero sí que tienes razón, que el estado de ánimo influye mucho en la cocina, o el tener ganas de hacer algo en concreto, a mí desde luego que también me pasa.
    Un beso
    http://gatuneandoenlacocina.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  12. piradaaaaa, sufro cada vez que veo las fotos dice la exagerada!!!! pues yo también sufro al verlas, pero porque daría lo que fuese por catar un trozo.. bueno, dos, el primero para engullirlo y el segundo para saborearlo!!!
    me parece que es la caña.. y me encanta ese chocolate resbalando… si si,… también es mi fruta favorita!!!

    un besote artista..

    ResponderEliminar
  13. ehhhh, dónde está mi comentario??? creo que otra vez le he usurpado la identidad a fer…
    vaya, que decía que yo me la zamparía enterita.. vaya, que con ese chocolate chorreando no dejaba nada!!!!

    un besote artista!!

    ResponderEliminar
  14. Si la ve mi hija chupa hasta el ordenador¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  15. Es increible la Vista que tiene, ese chocolate que parece que cae.....ohh que delicia!!! Cuchara de Oro a esa receta y el resultado maravilloso!

    ResponderEliminar
  16. Te ha quedado muy rica, con un aspecto muy jugoso. Y el glaseado te ha quedado de los mas decorativo.

    Bss

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
  17. jolin cuando las cosas salen mal es un asco!! pero esta segunda la veo perfecta, yo tengo muchisimas ganas de probar la sacher. un besuco

    ResponderEliminar
  18. ha quedado perfecta ! y tiene que estar de muerte, besitos

    ResponderEliminar
  19. Por favor, qué delicia el chocolate cayendo por los lados, tremenda la tarta!
    Saludos, Cris

    ResponderEliminar
  20. Esos churretones de la cobertura que se escurren lentamente por los laterales de la tarta... qué decir de ellos!! Besis

    ResponderEliminar
  21. Que pinta más buena, me encanta!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. perfecta !! yo la veo muy muy bien jejeje veremos a ver como me queda a mi, porque me has animado a hacerla!!, muy buena entrada!!

    ResponderEliminar
  23. Hola tocaya!!! ja ja ja me encantaaa!! la verdad que te salia perfecta!!!! yo la hice una vez y fue.... un DESASTRE!!!! no se quehice mal, me la apunto aver si con ésta triunfo!! jejej un besito enormeee

    te espero en mi blog.

    http://elbauldenatilandia.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  24. Pues para habérsete atragantado a mí me parece que está divina la tarta, ya me comía un buen trozo.
    Hace mucho que no la hago y gracias al círculo me están entrando unas ganas otra vez. Eso sí, a ti ni te la nombro xDDD
    Besoteeee

    ResponderEliminar
  25. Que buena receta que propones,soy una golosa de tartas de chocolate y apesar de que debo estar a dieta no puedo controlar el impulso de copiar esta receta y prepararla lo màs pronto posible.Gracias por compartirla.Paola

    ResponderEliminar
  26. Espectacular!! Estoy deseando lanzarme a por esa tarta... Pronto la prepararé!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Dios mío, que Sacher! Se nota que no te entusiama el chocolate. Para los que, como en mi caso, nos apasiona, esos chorretones cayendo por los laterales aparecerán en nuestros sueños de hoy. Voy a por la fregona...

    ResponderEliminar
  28. aunque lo hayas pasado un mal tiene una pinta estupenda, ya la querría yo ahora mismo para pasar este fin de semana tirada en el sofa...

    ResponderEliminar
  29. Bueno como me alegro de haberte encontrado gracias al círculo, en cuanto tenga un rato me voy a aplicar con tu tarta de gominolas para triunfar con mis sobris, bs

    ResponderEliminar
  30. Yo que me comí casi media tarta, os puedo asegurar que estaba buenísima, cada día que pasaba estaba mejor, la pena es que que se terminó......repite cuando quieras!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Que maravilla de blog que tienes, me encantan tus recetas.
    Te conocí ayer por casualidad buscando como hacer una mus de chocolate para rellenar una tarta,y no solo lo encontré sino que he tenido la suerte de conocerte y quiero agradecerte todo lo que compartes con nosotras.
    Un besazo, te sigo de cerca.

    ResponderEliminar
  32. No sufras mujer, que el aspecto final está de muerte, a mí me encanta así con mucho chocolate rebosando, pero es que yo soy adicta confesa del chocolate, jajaa!! En serio, te ha quedado muy rica y unas fotos preciosas!!
    Besoss

    ResponderEliminar
  33. Para los adictos al chocolate es una perdición...Besos Mª José Adán (Acaramelada)

    ResponderEliminar
  34. Pues menos mal que no te ha gustado, a mi no me gusta el chocolate mucho que digamos y le pegaba un bocao que pa que

    ResponderEliminar
  35. Esta tarta es impresionante, tengo muchas ganas de volver a ahcerla! te ha quedado super apetecible!! :)

    ResponderEliminar
  36. Pues te ha quedado espectacular... ya quería yo tener tus mañas !!! lo que está claro es que hay que hacer las cosas con ganas sino salen torcidas !!! ah !! y me encanta como redactas, me río un montón !!! Un beso

    ResponderEliminar
  37. Pero qué buena pinta que tiene. Las fotos son geniales. Enhorabuena!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejarme vuestro comentario!