martes, 10 de enero de 2012

CUPCAKES DE LIMÓN Y MERENGUE


Antes de nada, tengo que desearos un muy feliz 2012! Para mi el 2011 acabó "regularcillo" (tranquis, nada muy grave, pero sí varias cosas a la vez), así que este 2012 espero que vaya a mejor. ¡Seguro que sí!

Entre otras cosas se me estropeó el ordenador (murió, vamos), así que perdí todos mis enlaces favoritos, recetas pendientes,... ahora a volver a empezar a recopilar desde cero. Todo por no guardar una copia a tiempo... como siempre, no tengo remedio.

Venga, pasemos a la receta, que es bastante larga y no quiero cansaros demasiado.

Cuando hice las tartaletas de limón y merengue (Lemon pie) me quedé con ganas de probar algo parecido pero con bizcocho, así que hace unos días preparé estos cupcakes con lemon curd y merengue... preciosos además de riquísimos.

Tenéis que perdonadme, además de mis favoritos perdí los links de donde "robé" las recetas del bizchocho y del lemon curd... así que si alguien las reconoce como suyas que me lo diga, que encantadísima pongo el enlace.


Esta receta es ideal para aquellos a los que os gusten mucho los cítricos... el lemon curd está hecho con zumo de limón, por lo que queda muy ácido...mmmm! ¡Me encanta!

Además contrasta a la perfección con el merengue dulce, y si queremos podemos añdir lima, mandarina, naranja...
Esta vez probé una receta diferente de lemon curd (la otra era con leche condensada), que queda un poco más ácida todavía.

Ingredientes:
Para la masa de bizcocho:
- 100 g de mantequilla
- 120 g de azúcar
- 2 huevos
- 150 g de harina de trigo
- 7 g de levadura química (tipo Royal)
- una pizca de sal

Para el lemon curd:
- 200 g de azúcar
- 100 g de mantequilla
- 150 g de zumo de limón
- 2 huevos+2 yemas
- piel de un limón

Para el merengue:
- 120 ml de agua
- 200 g de azúcar
- 2 claras de huevo
- cremor tártaro (opcional)

Como siempre empezaremos haciendo la masa de bizcocho, que podremos hornear en un molde grande (para hacer una tarta) o en cápsulas individuales, para hacer unos cupcakes tan majos como estos.
Es importante que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente, para que quede la mezcla bien esponjosa.

En un bol batimos con unas varillas la mantequilla con el azúcar, hasta que se forme una crema blanca y espumosa.

Sin dejar de mezclar, añadimos los huevos uno a uno, sin incorporar el segundo hasta que el primero esté bien incorporado.

Por último tamizamos mezcladas la harina, la levadura y la sal, removiendo continuamente para que se repartan uniformemente por toda la masa.


Ponemos las cápsulas para magdalena en unos moldes rígidos (yo como os comenté otras veces, tengo unas flaneras de aluminio que van genial) y las vamos rellenando, intentando que quede la misma cantidad de masa en cada cápsula, para que sean lo más iguales posible una vez horneadas.
Podemos conseguirlo midiendo en volúmen o pesando, como prefiramos.

Como podéis ver, yo usé dos tamaños de cápsulas distintas, unas normales y las otras minis.
Si no recuerdo mal (que puede que sí, porque ya hace un mes que los hice), los minis pesaban 20 gramos y los normales 70.

Metemos en el horno precalentado a 180º y dejamos hasta que estén listas, unos 15 minutos si son grandes y 6 si son pequeñas (aunque como siempre os digo, dependerá del horno, cada uno es un mundo).


Mientras horneamos las magdalenas podemos ir haciendo el lemon curd, es muy sencillo.
Ponemos en un recipiente al baño maría el azúcar, la mantequilla y los 150 g de zumo de limón.

Removemos de vez en cuando hasta que la mantequilla y el azúcar se derritan, y la mezcla se caliente.

En otro recipiente batimos los 2 huevos y las 2 yemas (las claras que sobran las utilizaremos para el merengue, aquí no se tira nada), y añadimos la piel de un limón.

Puede ser rallada (mejor pulverizada, para no encontrar ni rastro) o en tiras grandes para luego poder retirarlas, pero siempre teniendo en cuenta que sólo hay que poner la parte amarilla, nunca la blanca.

Añadimos la mezcla del segundo recipiente al primero, sin retirarlo del fuego, y removemos constantemente hasta que la crema espese, como si fuese una crema pastelera.
Cuando esté lista, la apartaremos del fuego y cubriremos la superficie del lemon curd con un film de cocina, para evitar que se forme costra al enfriar. Resevamos.


Por último, haremos el merengue. La  receta la vi en la web Las recetas de Sara, os recomiendo pasaros por allí y deleitaros un buen rato con todas sus maravillosas recetas.

Es importante que los ingredientes estén a temperatura ambiente, para que las claras queden mucho más firmes, además de que los utensilios estén bien secos.

En un cazo ponemos los 120ml de agua y 150g de azúcar al fuego, y lo dejamos tranquilamente, sin remover en ningún momento, hasta que alcance los 120ºC.

En un bol empezamos a montar las claras con unas varillas a la velocidad más alta de la batidora (o del brazo, si lo hacemos a mano).

Cuando esté semi montadas, añadimos los 50 g restantes de azúcar muy poco a poco, espolvoreando en forma de lluvia, y sin dejar de batir en ningún momento, hasta que estén relativamente firmes.

En cuanto el almíbar alcance los 120ºC, lo vamos incorporando con un hilo muy fino a las claras, sin dejar de remover, e iremos viendo como el merengue es cada vez más espeso y más brillante.

Una vez hayamos acabado el almíbar, seguimos batiendo unos 5 minutos para que el merengue baje de temperatura y el azúcar no cristalice.


Bien, pues ya tenemos todos los ingredientes listos, sólo nos queda montarlos.

Cogemos una magdalena y con un cuchillo de punta afilada le quitamos un cono en la parte superior.
Tenemos dos opciones, o poner un poco de crema de limón y volver a poner el cono en su sitio (si queremos que lleve poco lemon curd), o deshechar el cono y rellenar completamente con la crema de limón.
Yo hice la mitad de cada, y me quedo con los segundos...¡qué buenos!.

Con deshechar por supuesto no me refiero a tirarlos, me refiero a guardarlos para "rebañar" el recipiente del lemon curd cuando hayamos acabado de rellenar.

Para decorar con el merengue, lo pondremos en una manga pastelera con la boquilla que más nos guste... y a disfrutar!

En unos espirales hacia dentro, en otros hacia fuera... lo más divertido de toda la receta

Si no queremos decorar con manga, podemos poner una capa generosa con una cuchara y darle forma con la parte posterior, haciendo unos picos, también queda muy bien.


Podemos decorar con alguna gominola o bolita de chocolate... yo tenía estas gominolas de limón que llevaban un año en casa, ya eran como de la familia... y unas bolitas de canela que me regaló una amiguísima y que estoy decidida a acabar antes de que se estropeen... aunque ya veremos, porque como siempre me da muchísima pena comerlas.

Y si sois fan del soplete como yo... ¡a usarlo también!
Uno de mis artilugios de cocina favoritos, me encanta utilizarlo, siempre que lo enciendo me imagino como sería mi vida de soldadora de día y bailarina de noche... Aquí os dejo el vídeo de What a feeling, seguro que a partir de ahora cuando encendáis vuestros sopletes también pensaréis en esta canción.


Pues aquí os dejo la primera receta del 2012, como la vida misma: dulce pero con un toque importante de acidez... ¡Y para disfrutarla al máximo! En una sóla palabra: deliciosa.

Espero que os guste, ya me contaréis.

22 comentarios:

  1. En todas sus versiones, son perfectas, yo también estoy deseando probarlas..

    Mil besos y Feliz año, wapa.

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta pecaminosa total, me llevo uno para el camino.
    Besinos

    ResponderEliminar
  3. Son preciosas, seguro que están buenísimas pero la presentación ya es un 10, me encanta la idea de semi-vaciarlas y rellenarlas con lemoncurd, a lo "sorpresa" , me llevo la receta aunque no es nada facilita :) Gracias por tus recetas!

    ResponderEliminar
  4. Ha sido todo un placer leer la entrada, preciosa, amena, divertida y por supuesto riquísima!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. AHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!! La crueldad es una de tus características más destacadas. Menos mal que no los tengo delante que si no, le muerdo a quien se le ocurra tocar uno. Gruño a quien se acerque, tos pa mi.
    Bicos

    ResponderEliminar
  6. Ohhhh q textura!! Ufff, me comía unos de esos ahorita mismo!!
    Feliz Año a ti tb!!

    Un besino guapi,

    Vanesuky.

    ResponderEliminar
  7. pero qué maravilla de blog y de recetas! aquí me quedo, prometo visitarte muy a menudo

    ResponderEliminar
  8. Son una pasada, me han encantado de veras, te seguiré de cerca. Besotes.

    ResponderEliminar
  9. me han encantantado los he apuntado pq me ha parecido lo más de lo más. gracias por compartirlo!! :) un beso

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué rico con crema de limón y merengue! me encanta.

    Besos,

    ResponderEliminar
  11. mmmmmmm.....que buena receta y su sabor seguro que espectacular,bess

    ResponderEliminar
  12. que buena pinta, me lo apunto para hacerla

    ResponderEliminar
  13. Cuando leí el título de tu entrada, pensé que tienen que ser unos cupcakes deliciosos...tienen dos cosas que me chiflan: limón y merengue!!! son espectaculares.
    Me quedo como seguidora y te invito a visitar mi blog.

    bicos

    ResponderEliminar
  14. Me gustan y me encantan.... me los pienso hacer porque son divínos! Besos

    ResponderEliminar
  15. Creo que has comenzado este nuevo año por todo lo alto!!! Me las apunto porque yo soy fanática de las magdalenas y mi primo, un fanático del limón....y llevaba ya tiempo queriendo hacerle algo con un toque de acidez...Un abrazo y gracias por la receta!

    ResponderEliminar
  16. Jolin Natalia se me hace la boca agua pensando en cómo estaran estos cupcakes con ese toque ácido y dulce a la vez.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Menuda pinta tan deliciosa tiene!!
    Gracias por participar en mi sorteo. Cuando puedas cuelga el logo vale??
    Mil gracias
    thefoncakes.blogspot.com
    Robledo

    ResponderEliminar
  18. Hola Natalia!!! Siento mucho lo de tu ordenador, a veces no nos damos cuenta de lo valioso que resulta hasta que se nos estropea o se nos.. muere.
    Bueno, tendrás un poquito más de faena, pero ya veo que te has puesto totalmente al corriente!!!
    tengo que felicitarte por estos cupcakes de limón y merengue, y como soy una gran degustadora de cítricos, seguro que voy a disfrutar preparando esta suculenta receta.
    me encanta el merengue tostadito... se ve tan delicioso... Y es que tienes unas manos... Ay que ver te quedan todos los postres!!!
    Un beso, guapa, y hasta prontito.

    ResponderEliminar
  19. Vaya faena lo del ordenador, yo cada dos por tres voy guardando todo lo que tengo por si acaso. Unos cupcakes fantásticos!

    ResponderEliminar
  20. Uuuuy, cuánto tiempo que no me pasaba a saludarte...con lo que me gusta a mí leerte. Lo bueno de mis visitas esporádicas es que me deleito bien con tres o cuatro recetas que me he perdido y me voy de tu blog más feliz que una perdíz.

    ¿Qué decirte de esta? Que me tiene derretida.

    Los cítricos me tiran mucho, especialmente en dulces abizcochados.

    El lemon curd me vuelve loca y, además, me trae unos recuerdos maravillosos de cuando lo descubrí durante mi año de estudiante en Inglaterra. Tengo la receta publicada en mi blog (hace un par de meses, si no recuerdo mal). Pásate si quieres, echas un ojo, comparas y...si no encuentras otra mejor...pues te la llevas que para eso está ahí.

    Y el merengue no queda atrás con respecto a los dos sabores anteriores.

    Menuda combinación más fabulosa para el comienzo de año.

    Bss y me voy a ver tus otras dos recetas :)

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejarme vuestro comentario!